El Tamaño NO Importa

La declaración a menudo se lanza como una broma: «No es el tamaño lo que importa, es lo que haces con él», en realidad es cien por ciento cierto. El tamaño del pene de un hombre no importa en absoluto, y hay muchos testimonios y estudios que respaldan esta afirmación.

La fijación de nuestra cultura con el tamaño del pene proviene principalmente de la masculinidad tóxica. La creencia de que la masculinidad de un hombre está ligada en parte al tamaño de su pene provoca muchos conflictos mentales y problemas de confianza en los hombres con penes más pequeños. Estos hombres a menudo creen que nunca estarán a la altura (sin juego de palabras) o que nunca serán considerados varoniles. Una desafortunada consecuencia de esta creencia es la tendencia a sobrecompensar.

La realidad del asunto es que el tamaño del pene no afecta el placer sexual, y la mayoría de las mujeres responderán por eso. La abertura vaginal no es lo único que necesita ser estimulado sexualmente para lograr el «buen sexo». De hecho, si eso es todo en lo que te estás enfocando, entonces estás teniendo mal sexo. Es decir, siempre que se comprenda la autonomía femenina y tengan una buena idea de las necesidades de la pareja, podrías tener un pene de una pulgada y no importaría.

El tamaño promedio del pene es de 3.5 pulgadas cuando está flácido y de 5.1 pulgadas cuando está erecto. Según Healthline, en un estudio realizado por BJU International que tuvo una muestra de más de 15,000 hombres, un pene erecto de 6.3 pulgadas estaba en el percentíl 95. Entonces, de cada 100 participantes, solo 5 tenían un pene erecto de más de 6,3 pulgadas. Estos datos científicos sobre el tamaño real de los penes entran en conflicto con la imagen percibida que nos dan los medios. Los hombres a menudo se representan con penes monstruosos y, de manera realista, la cantidad de hombres que caminan con penes flácidos de 8 pulgadas es mucho menor que la de los que caminan con penes flácidos de 2 o 3 pulgadas.

Más grande no es necesariamente mejor

Contrario de las tonterías que se escuchan en los baños del gimnasio o en los medios, un pene más grande no lo es todo. Los penes más grandes que el promedio se han asociado con un mayor riesgo de lesiones e infecciones. La longitud adicional también puede hacer que algunas posiciones sean especialmente dolorosas.

Demasiada circunferencia puede causar desgarros si no tenés cuidado, especialmente durante el sexo anal. Luego está todo el reflejo de asfixia y arcadas con el que lidiar durante el sexo oral. Por supuesto, hay formas de evitar estas cosas, pero solo demuestra que tener un pene grande no es todo eso.

Más pequeño no es necesariamente malo

Un pene más pequeño es automáticamente más fácil de manejar, lo que significa que todos los involucrados pueden concentrarse en el placer en lugar del dolor o tratar de descubrir cómo diablos van a meter ESO allí. Ciertamente es más fácil de colocar en la boca. Y cuando se trata de anal, un pene más pequeño es básicamente el mejor.

Al igual que cualquier tamaño de pene, cualquier deficiencia percibida se rectifica fácilmente, y de manera agradable, con la posición correcta.

Conclusión

Ser bueno en la cama, o en cualquier otro lugar, no se trata del tamaño del pene, sino de cómo lo maneja. Descubrir qué se siente bien para uno y la pareja y elegir movimientos que aprovechen al máximo el tipo de pene servirá mejor que preocuparse.

Entonces, antes de avergonzar a alguien por tener un pene «pequeño», recuerden que el tamaño no importa y que tu pene es más que probable que sea promedio o superior al promedio de todos modos.

Para aumentar placer y tener una experiencia sexual más placentera se recomienda el uso de lubricante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *